domingo, 13 de noviembre de 2011

VISITA LA MUSEO

         El jueves aprovechamos la visita al Parque Smith, para conocer el museo de Algeciras, la historia de nuestra ciudad y curiosidades de épocas muy, muy lejanas.

         Nos recibió Rosa que les explicó con muchísima claridad y de forma muy amena cada una de las salas de la que está compuesto el museo

          La primera sala está dedicada a la época de los hombres de las cavernas.




       Rosa les explicó que aquellos hombres vivían en el campo y cuando hacía frio buscaban unas cuevas para protegerse. Cazaban para poder comer, pero.... ¿cómo?
Utilizaban unas piedras afiladas, pero era un poco peligroso, así que le puso un palo a la piedra afilada y puntiaguda, y asi inventó.... LA LANZA

     Los niñ@s participaban contestando a todas las preguntas que Rosa les hacía





      La segunda sala está dedicada a la época de la ocupación romana. Y de Roma ya saben mucho nuestros chic@s. Algeciras entonces se llamaba Julia. Vimos anclas de piedra y de madera de los barcos que iban a pescar en nuestras aguas. Había grandes ánforas, para guardar los alimentos. Podéis preguntar a ellos la diferencia entre un jarrón y un ánfora.





A Águeda le propuso hacer una receta que hace muchísimos años hacían los romanos. El Garum. Apuntad la receta.

TRIPAS, ESPINAS Y CABEZAS DE PESCADO
TROCITOS DE ATÚN
SAL
VINAGRE
(Todo esto se tritura y se deja guardado una temporadita para que se macere)


Águeda le prometó que lo haría en casa y avisaríamos a Rosa cuando lo llevara al colegio

En un rincón de la sala había un pedestal de piedra, tan grande como una columna. Encima había una estatua de la diosa Diana, la diosa de la caza. Y ni corta ni perezosa subió allí a Lucía, pasó un poquitín de susto al bajar, eso decía pero de pronto se lanzó a los brazos de Rosa como una valiente



        La tercera sala tiene una maqueta de cómo era Algeciras cuando los árabes formaron la primera ciudad mulsumana de toda España. Se llamó AL-YAZIRA  AL-JADRA , La isla verde ¿Os suena?. Estaba rodeada de una gran muralla con varias puertas. Cuando la ciudad se hizo más grande, tuvieron que hacer otra justo al otro lado del rio de la Miel, también rodeado de otra muralla que llegaba hasta donde ahora se encuentra las ruinas Meriníes. Qué de cosas aprendimos.


            

         Cuando salimos del museo, muchos niñ@s me dijeron que les había gustado mucho la visita al museo. A veces no llevamos a nuestros hij@s a museos porque creemos que les va a aburrir, porque no lo van a comprender, porque se van a comportar mal... Pero, todo lo contrario, tienen muchas ganas de aprender.
Y con paciencia, y explicándoles lo que están viendo, ellos disfrutarán con nosotros de la cultura y de los conocimientos nuevos.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada