lunes, 16 de abril de 2012

VISITA A LA GRANJA-ESCUELA "EL DORADO"

         La excursión a la granja-escuela "El Dorado" en Jimena fue fantástica.
¡Cómo nos lo pasamos!

El viaje no se nos hizo pesado, estuvimos cantando canciones y así nos distrajimos. Nadie se mareó, lo cual fue una gran tranquilidad.



          Cuando por fin llegamos, nos dió la bienvenida la vaca Margarita, allí estaba mujiéndonos a todos. Después nos dimos cuenta que lo que quería era que la ordeñaran. Cuando terminó el desayuno de los niñ@s, Margarita ya se quedó tranquilita pues todos pasaron a ordeñarla.



     También hicimos pan. Ya tenían preparada la masa, con harina, sal, levadura y agua templadita. Los niñ@s le dieron forma y, más tarde la cocinera los metieron los bollitos en el horno para después comérnoslo en la comida.



                     Y por fin nos fuimos con los monitores a conocer la granja.
   Vimos el huerto, las patatas que no estaban en bolsas de rejilla sino enterraditas en la tierra, las lechugas se abrían como flores de pétalos verdes, las zanahorias solo se veían las hojitas verdes, los tomates en su casita de plástico, el invernadero... Instructivo para todos



            Pero lo que más les gustó a todos fueron los animales. Caballos, burros, cabras, conejos, y unos cerditos vietnamitas que eran una monada. Pavos, un pavo real que no nos quiso abrir su cola, gallos, gallinas, dos avestruces de los que yo no me fiaba nada, patos, ocas...
          

             También fue muy divertido el viaje en tractor, allí estábamos todos aguantando el equilibrio para no caernos y, por supuesto, cantando "Tengo un tractor amarillo"



         La última actividad antes de comer fue el recorrido por el rio. Ya se nota que ha empezado la primavera, el campo estaba precioso, verdes de muchos tonos y salpicado de muchas flores de colores. Cuando llegamos al rio le echaron pan a los peces. Algunos sacaban la cabecita para comer las miguitas que flotaban.


 
El dia transcurrió entre la naturaleza, los animales y los juegos al aire libre.
Cuando volvimos al autobús para regresar a casa, estaban reventados.
Solo bastó que les contara un cuento para que se quedaran dormidos.

Un dia inolvidable

   

vimos

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada